Quiero saber todo

Jabir ibn Hayyan

Vkontakte
Pinterest




Jabir ibn Hayyan (c. octavo y principios del siglo IX) fue un pensador islámico del período medieval temprano a quien se le atribuye la autoría de una gran cantidad de obras alquímicas, prácticas y filosóficas. Muchos de estos trabajos fueron traducidos y distribuidos en los centros de aprendizaje de la Europa medieval bajo la forma latinizada del nombre de Jabir, Geber. Independientemente de si fue realmente el autor de todas las obras que se le atribuyen, sus contribuciones fueron sustanciales y sentaron las bases de la química moderna.

Las dos primeras fuentes biográficas que mencionan a Jabir son del siglo X. El primero, Notas de Abu Suaiman al-Mantiqi al-Sijistani, niega la autoría de varias obras que se le atribuyen y pone en duda su propia existencia. Otro trabajo, el Katib al-Fihrist de Ibn al-Nadim, parte de la biografía y parte de la bibliografía, escrita alrededor de 987, atribuye una larga lista de obras a Jabir e insiste en que era un personaje real. Ibn al-Nadim vincula a Jabir con su maestro, el sexto imán chiíta, Jafar ibn Muhammad al-Sadiq, que vivió entre 700 y 765. Otros dicen que su maestro era otro Jafar, el visir de Barmecide Jafar ibn Yahya, quien fue puesto a muerte en 803, por el gobernante Harun al-Rashid. Cualquiera de estas hipótesis lleva a la conclusión de que la vida de Jabir se extendió entre los siglos VIII y IX.

No hay duda de que las obras atribuidas a Jabir, particularmente bajo el apodo latinizado, Geber han tenido una profunda influencia en el desarrollo del conocimiento químico en Occidente, incluso a medida que lo hacen los procesos químicos avanzados, como la fabricación de ácidos nítrico y sulfúrico y la introducción del método experimental. Sin embargo, muchas de las obras de Jabir están escritas en prosa esotérica que difícilmente se pueden descifrar en un contexto científico. Los autores modernos disputan la autoría de algunas obras, particularmente aquellas en latín sin originales árabes, muchos de los cuales afirman que el conocimiento químico que muestran está muy por delante de lo que sabían los practicantes del siglo IX. Aún así, hay una minoría que defiende la autoría de Jabir de todas las obras atribuidas a él.

Biografía

El erudito del siglo XX E.J. Holmyard intenta reconstruir una vida de Jabir a partir de una variedad de fuentes tempranas y un conocimiento de la historia de los tiempos. Según Holmyard, Jabir Ibn Hayyan nació en 721 o 722, en la ciudad de Tus, en Khorasan, no lejos de la ciudad de Meshed en el Irán moderno. Su padre, Hayyan, era de la tribu Al-Azd, originalmente del sur de Arabia, algunos de los cuales se habían reasentado en Kufa. Hayyan se enredó en las intrigas políticas de su tiempo y fue ejecutado poco después del nacimiento de Jabir.

La familia de Jabir huyó a Arabia, donde Jabir estudió con el erudito Harbi al-Himyari. En años posteriores, se convirtió en el discípulo de Jafar al-Sadiq, un imán chiíta conectado con los abasíes, quien, bajo el califato de Harun al-Rashid, asumió el poder en la región. Debido a que su padre había muerto apoyando a los abasíes, Jabir pudo formar una asociación cercana con los Barmecides, quienes actuaron como ministros del califa. Así pudo practicar la medicina bajo la protección del califato.

En una de sus obras, Jabir relata que curó a una sirvienta perteneciente a la casa de Yahya ibn Khalid, un Barmecide, administrando una poción especialmente preparada. Para el propio califa, Jabir escribió un trabajo alquímico: El libro de la flor, que incluía información sobre técnicas experimentales. También se dice que facilitó la adquisición de copias de autores griegos y latinos para su traducción al árabe.

Jabir mantuvo un laboratorio en funcionamiento en Kufa, cuyas ruinas fueron descubiertas doscientos años después de su muerte.

En 803, Jafar ibn Yahya fue ejecutado y los Barmecides fueron desterrados después de ganarse el favor del Califato. Jabir huyó a Kufa, donde se dice que vivió lo suficiente como para persuadir al sucesor califa, Al-Ma'mun, para que nominara a un sucesor de la elección de Jabir. Según esta tradición, Jabir habría muerto solo después del nombramiento del sucesor, Ali al-Rida, en 917.

Contribuciones a la química.

Es útil diferenciar las técnicas, procesos y teorías asociadas con las obras árabes atribuidas a Jabir, y las de las obras latinas bajo la autoría de Geber Nombre latinizado de Jabir.

Jabirian las contribuciones incluyen:

  • La importancia del conocimiento práctico obtenido de la experiencia y el experimento.
  • Una ampliación del alcance de la investigación de materiales para incluir no solo minerales, sino también sustancias vegetales y animales.
  • La importancia del número en la comprensión del universo. Los números 17 y 28 tienen un significado particular en el sistema de Jabir.
  • El principio de equilibrio al evaluar las propiedades de las sustancias, lo que puede significar sus densidades reales o su parte en la composición de otras sustancias.
  • La introducción de las cualidades de cálido, frío, húmedo y seco, además de las antiguas categorías griegas o elementos de fuego, agua, tierra y aire.
  • La posibilidad de la producción artificial de muchas entidades y fenómenos naturales, incluida la vida misma.
  • La importancia de la vida religiosa en la búsqueda de lo científico. Jabir cree que las estrellas influyen en el comportamiento y la conducta humana, pero que a través de una vida de oración y ofrendas, las estrellas mismas están bajo la influencia humana a través de la agencia de lo divino.

Los trabajos en latín bajo el nombre de Geber incluyen estos importantes procesos químicos (Von Meyer, 1906):

  • La fabricación de ácidos nítrico y sulfúrico;
  • La separación del oro de otros metales a través de la agencia de plomo y salitre (nitrato de potasio).
  • El concepto de un compuesto químico; el mineral cinabrio, por ejemplo, como compuesto de azufre y mercurio
  • La purificación del mercurio.
  • La clasificación de sales como solubles en agua, bajo el título genérico "sal".
  • La introducción de la palabra "álcali" para designar sustancias como lejía y otras bases.
  • La producción de ácido nítrico destilando una mezcla de salitre (nitrato de potasio), vitriolo de cobre (sulfato de cobre) y alumbre (sulfato natural de hierro, potasio, sodio o aluminio).
  • La producción de ácido sulfúrico a través del calentamiento de alumbre.
  • La producción de agua regia, Un solvente capaz de disolver el oro, mezclando salmiac (cloruro de amonio) y ácido nítrico.
  • La producción de alumbre a partir de lutita de alumbre recristalizándola en agua.
  • La purificación de sustancias por cristalización.
  • La precipitación de cristales de nitrato de plata de una solución mediante la adición de sal común, estableciendo así una prueba para la presencia de plata y sal.
  • La preparación de óxido de mercurio a partir de mercurio calentándolo con un óxido metálico, y el cloruro de mercurio calentando mercurio con sal común, alumbre y salitre.
  • La preparación de ácido arsenioso.
  • La disolución de azufre en soluciones de álcalis, y su transformación cuando interactúa con agua regia.
  • La teoría de que los diferentes metales están compuestos de diversos grados de azufre y mercurio.
  • La producción de salitre mediante la mezcla de potasio (carbonato de potasio) y ácido nítrico.

Las obras atribuidas a Geber introdujo equipos de laboratorio mejorados como baños de agua, hornos y sistemas de filtración y destilación.

Las obras de Jabir allanaron el camino para la mayoría de los alquimistas islámicos posteriores, incluidos Razi, Tughrai y al-Iraqi, que vivieron en los siglos IX, XII y XIII, respectivamente. Sus libros influyeron fuertemente en los alquimistas europeos medievales y justificaron su búsqueda de la piedra filosofal, un símbolo del método por el cual los metales más bajos como el plomo y el estaño podrían transformarse en oro. Pero también proporcionaron a los investigadores medievales una nueva fuente de conocimiento químico importante y práctico.

Junto con sus inclinaciones hacia el misticismo, Jabir reconoció y proclamó la importancia de la experimentación. "El primer elemento esencial en química", declaró, "es que debe realizar un trabajo práctico y realizar experimentos, ya que el que no realiza trabajos prácticos ni hace experimentos nunca alcanzará el menor grado de dominio".

Jabir aplicó su conocimiento químico a la mejora de muchos procesos de fabricación, como la fabricación de acero y otros metales, la prevención de la oxidación, el grabado de oro, el teñido y la impermeabilización de telas, el cuero curtido y el análisis químico de pigmentos y otras sustancias. Desarrolló el uso de dióxido de manganeso en la fabricación de vidrio, para contrarrestar el tinte verde producido por el hierro, un proceso que todavía se usa en la actualidad. Señaló que el vino hirviendo liberaba un vapor inflamable, allanando así el camino para el descubrimiento de etanol por Al-Razi.

En la Edad Media, los tratados de alquimia de Jabir se tradujeron al latín y se convirtieron en textos estándar para los alquimistas europeos. Estos incluyen el Kitab al-Kimya (noble Libro de la composición de la alquimia en Europa), traducido por Robert de Chester (1144). Marcelin Berthelot tradujo algunos de sus libros bajo los fantásticos títulos. Libro del Reino Libro de las Balanzas, y Libro de Mercurio Oriental.

Contribuciones a la alquimia

La alquimia fue el estudio de formas de convertir metales básicos como el estaño o el plomo en oro. Si bien la ciencia moderna ha revelado los obstáculos a los que se enfrentaría cualquier intento de este tipo, el estado del conocimiento desde la antigüedad hasta el siglo XIX no era un impedimento adecuado para la realización de estudios alquímicos. Muchos de los escritos de Jabir están dedicados a la alquimia, y su sistema, a menudo expresado en una oscura fraseología, tenía algunas características únicas en comparación con los autores anteriores sobre el mismo tema.

Jabir afirma en su Libro de piedras (4:12), que, "El propósito es confundir y llevar a error a todos, excepto a aquellos a quienes Dios ama y provee". Algunas de sus obras fueron escritas de una manera que tal vez solo el círculo interno de sus alumnos habría entendido. Por lo tanto, es difícil, en el mejor de los casos, para el lector moderno comprender estas obras. Debido a que algunas de sus obras parecen no tener sentido, se cree que el término galimatías se refería originalmente a sus escritos (Hauck, p. 19).

Las investigaciones alquímicas de Jabir aparentemente giraban en torno al objetivo final de takwin-la creación artificial de la vida. los Libro de piedras incluye varias recetas para crear criaturas como escorpiones, serpientes e incluso humanos en un entorno de laboratorio, que están sujetas al control de su creador.

Ibn Hayyan era profundamente religioso, y enfatizó repetidamente en sus obras que la alquimia solo es posible al someterse completamente a la voluntad de Allah y convertirse en un instrumento literal de Allah en la Tierra, ya que la manipulación de la realidad es posible solo para Allah. los Libro de piedras prescribe secuencias largas y elaboradas de oraciones específicas que deben realizarse sin error solo en el desierto antes de que uno pueda siquiera considerar la experimentación alquímica.

En sus escritos, Jabir rinde homenaje a los alquimistas egipcios y griegos Hermes Trismegisto, Agathodaimon, Pitágoras y Sócrates.

Las investigaciones alquímicas de Jabir se basaron teóricamente en una elaborada numerología relacionada con los sistemas pitagóricos y neoplatónicos. La naturaleza y las propiedades de los elementos se definieron mediante valores numéricos asignados a las consonantes árabes presentes en su nombre, que finalmente culminaron en el número 17.

A la física aristotélica, Jabir agregó las cuatro propiedades de calor, frío, sequedad y humedad (Burkhardt, p. 29). Cada elemento aristotélico se caracterizaba por estas cualidades: el fuego era caliente y seco, la tierra fría y seca, el agua fría y húmeda y el aire caliente y húmedo. Esto vino de las cualidades elementales que son teóricas en naturaleza más sustancia. En los metales, dos de estas cualidades eran interiores y dos exteriores. Por ejemplo, el plomo era frío y seco y el oro caliente y húmedo. Por lo tanto, Jabir teorizó, al reorganizar las cualidades de un metal, en función de su contenido de azufre / mercurio, resultaría un metal diferente (Burckhardt, p. 29). Esta teoría parece haber originado la búsqueda de al-iksir, el esquivo elixir que haría posible esta transformación, que en la alquimia europea se conoció como la piedra filosofal.

Solo algunas de las obras de Jabir han sido editadas y publicadas, y aún quedan pocas disponibles en traducción. Los académicos generalmente admiten que se necesita hacer mucha más investigación para comprender la amplitud y profundidad de la contribución de Jabir.

Cultura popular

  • A veces se teoriza que la palabra galimatías deriva de su nombre, aunque fuentes como el Oxford English Dictionary sugieren que proviene de galimatías: sin embargo, el primer uso registrado conocido del término "galimatías" fue anterior al primer uso registrado de la palabra "farfullar."

Escritos de Jabir

Los escritos de Jabir Ibn Hayyan se pueden dividir en cuatro categorías:

  • Los 112 libros dedicado a los Barmakids, visires del califa Harun al-Rashid. Este grupo incluye la versión árabe de Tableta Esmeralda, Una obra antigua que es la base de la alquimia hermética o "espiritual". En la Edad Media se tradujo al latín (Tabula Smaragdina) y ampliamente difundido entre los alquimistas europeos.
  • Los setenta libros, la mayoría de los cuales fueron traducidos al latín durante la Edad Media.
  • Los diez libros sobre rectificación, que contiene descripciones de "alquimistas" como Pitágoras, Sócrates, Platón y Aristóteles.
  • Los libros en equilibrio, este grupo incluye sus más famosos Teoría del equilibrio en la naturaleza.

Obras atribuidas a Jabir bajo su nombre latinizado, Geber incluir:

  • La suma de la perfección
  • La investigación de la perfección
  • La invención de la verdad
  • El libro de los hornos
  • El testamento.

El consenso entre los estudiosos que han estudiado el cuerpo de trabajo atribuido a Jabir es que no todos pudieron haber sido escritos por él. Algunos sostienen que un hombre no podría haber escrito tanto material incluso en toda la vida. Otros notan diferencias estilísticas entre la obra de Jabir en árabe y las obras latinas de Geber. El contenido de la Gerber Se dice que las obras reflejan un estado de conocimiento más cercano al final del siglo XIV que a los siglos VIII y IX, cuando se cree que Jabir estuvo activo. La crítica moderna de este cuerpo de trabajo fue iniciada por Berthelot a fines del siglo XIX, y ha continuado hasta el presente. Holmyard expresó una opinión disidente, ya que creía que la cuestión de si las obras latinas eran de Jabir debería dejarse abierta.

Traducciones de Jabir

  • E. J. Holmyard (ed.) Las obras árabes de Jabir ibn Hayyan, traducido por Richard Russel en 1678. Nueva York, E. P. Dutton (1928); También París, P. Geuther.
  • Syed Nomanul Haq, Nombres, naturalezas y cosas: Los alquimistas Jabir ibn Hayyan y su Kitab al-Ahjar (Libro de las piedras), Boston Studies in the Philosophy of Science p. 158 (Dordrecht: Kluwer Academic Publishers, 1994).
  • Donald R. Hill, 'La literatura de la alquimia árabe' en Religión: Aprendizaje y ciencia en el período abasí, ed. por M.J.L. Young, J.D. Latham y R.B. Serjeant (Cambridge University Press, 1990) págs. 328-341, esp. pp 333-5.
  • William Newman, Nueva luz sobre la identidad de Geber, Sudhoffs Archiv, 1985, Vol.69, pp. 76-90.

Referencias

  • Asimov, Isaac. mil novecientos ochenta y dos. Enciclopedia biográfica de ciencia y tecnología de Asimov. Nueva York: Doubleday. ISBN 0385177712
  • Ferguson, Pamela. 2002. Enciclopedia biográfica de científicos del Libro mundial. Chicago: Libro mundial. ISBN 0-7166-7600-1
  • Gillispie, Charles Coulston. 1975. Diccionario de Biografía Científica. Nueva York: Scribner. ISBN 0-6841-0121-1
  • Holmyard, Eric J. 1962. Los creadores de la química. Londres: Oxford University Press.

Vkontakte
Pinterest