Vkontakte
Pinterest




Cuadernos son libros en blanco para ser escritos por el usuario. Los estudiantes los usan para tomar notas. Los científicos y otros investigadores usan cuadernos de laboratorio para registrar su trabajo. Muchos cuadernos están simplemente unidos por una bobina espiral en el borde para que las páginas se puedan arrancar fácilmente. Los libros que el usuario debe completar en parte incluyen una libreta de direcciones personal, una guía telefónica o una agenda para grabar citas, etc.

Álbumes son libros para guardar colecciones de recuerdos, fotos o fotografías. A menudo se hacen para que las páginas sean extraíbles. Los álbumes contienen colecciones de sellos.

Los libros para registrar entradas periódicas del usuario, como información diaria sobre un viaje, se llaman libros de registro o simplemente registros. Un libro similar para escribir diariamente los eventos e información personales privados del propietario se llama diario.

Las empresas usan libros de contabilidad como diarios y libros de contabilidad para registrar datos financieros en una práctica llamada teneduría de libros.

Los libros escolares preimpresos para que los estudiantes estudien se denominan comúnmente libros de texto. Los alumnos de primaria suelen utilizar libros de trabajo que se publican con espacios o espacios en blanco para que los llenen para el estudio o la tarea.

Un libro con oraciones escritas se llama libro de oraciones o misal. Un libro con una colección de himnos se llama himnario.

En una biblioteca, un tipo general de libro de no ficción que proporciona información en lugar de contar una historia, ensayo, comentario u otro punto de vista, a menudo se conoce como un libro de referencia. Un libro de referencia muy general, generalmente de un volumen, con listas de datos e información sobre muchos temas se llama almanaque. Un libro de referencia más específico con tablas o listas de datos e información sobre un tema determinado, a menudo destinado para uso profesional, a menudo se denomina manual. Los libros con información técnica sobre cómo hacer algo o cómo usar algunos equipos se llaman manuales.

Un enciclopedia es un libro o conjunto de libros con artículos sobre muchos temas. Un libro que enumera palabras, su etimología, significados, etc. se llama diccionario. Un libro que es una colección de mapas es un atlas. Los libros que intentan enumerar referencias y resúmenes en un área amplia determinada pueden llamarse índice, como Índice de ingeniería, o resúmenes como Resúmenes Químicos, Resúmenes biológicos etc.

Los marcadores se utilizaron durante todo el período medieval,15 que generalmente consiste en una pequeña tira de pergamino unida al borde del folio (o un trozo de cable conectado a la banda para la cabeza). Los marcadores en los siglos XVIII y XIX eran cintas de seda estrechas atadas al libro y se generalizaron en la década de 1850. Por lo general, estaban hechas de seda, telas bordadas o cuero. No fue hasta la década de 1880 que el papel y otros materiales se hicieron más comunes.

Los estudiantes pueden estudiar un libro en forma de informe de libro. También puede ser cubierto por un escritor profesional como una reseña de libro para presentar un nuevo libro. Algunos pertenecen a un club de lectura.

Los libros también pueden clasificarse por su encuadernación o cubierta. Tapa dura Los libros tienen una encuadernación rígida. Libro de bolsillo Los libros tienen cubiertas más baratas y flexibles que tienden a ser menos duraderas.

La publicación es un proceso para producir libros, revistas, periódicos, etc. preimpresos para que el lector / usuario los compre, generalmente en grandes cantidades por una compañía editorial. Dichos libros pueden clasificarse como ficción (historias inventadas) o no ficción (información escrita como verdadera). Una historia de ficción de larga duración se llama novela.

Los editores pueden producir copias de pre-publicación de bajo costo conocidas como galeras o 'pruebas encuadernadas' con fines promocionales, como generar reseñas antes de la publicación. Las galeras generalmente se hacen de la manera más barata posible, ya que no están destinadas a la venta.

Colecciones de libros

Artículo principal: Biblioteca

Las bibliotecas privadas o personales formadas por libros de no ficción y ficción (a diferencia de los registros estatales o institucionales que se guardan en los archivos) aparecieron por primera vez en la Grecia clásica. En el mundo antiguo, el mantenimiento de una biblioteca era generalmente (pero no exclusivamente) el privilegio de un individuo rico. Estas bibliotecas podrían haber sido privadas o públicas, es decir, para individuos que estaban interesados ​​en usarlas. La diferencia con una biblioteca pública moderna radica en el hecho de que generalmente no fueron financiados por fuentes públicas. Se estima que en la ciudad de Roma a fines del siglo III había alrededor de 30 bibliotecas públicas, las bibliotecas públicas también existían en otras ciudades de la antigua región del Mediterráneo (por ejemplo, la Biblioteca de Alejandría).16 Más tarde, en la Edad Media, los monasterios y las universidades también tenían bibliotecas que podían ser accesibles al público en general. Por lo general, no toda la colección estaba disponible para el público, los libros no podían ser prestados y, a menudo, estaban encadenados a soportes de lectura para evitar robos.

La Biblioteca Celsus fue construida en 135 E.C. y podía albergar alrededor de 12,000 pergaminos.

El comienzo de la biblioteca pública moderna comienza alrededor del siglo XV, cuando las personas comenzaron a donar libros a las ciudades.17 El crecimiento de un sistema de bibliotecas públicas en los Estados Unidos comenzó a fines del siglo XIX y fue muy ayudado por las donaciones de Andrew Carnegie. Esto reflejaba las clases en una sociedad: los pobres o la clase media tenían que acceder a la mayoría de los libros a través de una biblioteca pública o por otros medios, mientras que los ricos podían permitirse el lujo de construir una biblioteca privada en sus hogares.

La llegada de los libros de bolsillo en el siglo XX provocó una explosión de publicaciones populares. Los libros de bolsillo hicieron que los libros de propiedad fueran asequibles para muchas personas. Los libros de bolsillo a menudo incluían obras de géneros que se habían publicado anteriormente principalmente en revistas de pulpa. Como resultado del bajo costo de tales libros y la difusión de las librerías llenas de ellos (además de la creación de un mercado más pequeño de libros de bolsillo usados ​​extremadamente baratos), poseer una biblioteca privada dejó de ser un símbolo de estatus para los ricos.

En los catálogos de bibliotecas y librerías, es común incluir una abreviatura como "Crown 8vo" para indicar el tamaño del papel del que está hecho el libro.

Cuando se alinean filas de libros en una estantería, a veces se necesitan sujetalibros para evitar que se inclinen.

Identificación y clasificación.

Número ISBN con código de barras.

Durante el siglo XX, los bibliotecarios estaban preocupados por hacer un seguimiento de los muchos libros que se agregan anualmente a la Galaxia Gutenberg. A través de una sociedad global llamada Federación Internacional de Asociaciones e Instituciones de Bibliotecas (IFLA), idearon una serie de herramientas que incluyen la Descripción de libro estándar internacional o ISBD.

Cada libro está especificado por un Número de libro estándar internacional, o ISBN, que es único para cada edición de cada libro producido por editoriales participantes en todo el mundo. Es administrado por la Sociedad ISBN. Un ISBN tiene cuatro partes: la primera parte es el código del país, la segunda el código del editor y la tercera el código del título. La última parte es un dígito de verificación y puede tomar valores de 0-9 y X (10). Los números de códigos de barras EAN para libros se derivan del ISBN con el prefijo 978, para Bookland, y calculando un nuevo dígito de control.

Las editoriales comerciales en los países industrializados generalmente asignan ISBN a sus libros, por lo que los compradores pueden suponer que el ISBN forma parte de un sistema internacional total, sin excepciones. Sin embargo, muchas editoriales gubernamentales, tanto en países industriales como en desarrollo, no participan plenamente en el sistema ISBN y publican libros que no tienen ISBN.

Libros en los estantes de la biblioteca con sujetalibros y números de llamada visibles en las columnas

Una colección grande o pública requiere un catálogo. Los códigos llamados "números de llamada" relacionan los libros con el catálogo y determinan su ubicación en los estantes. Los números de llamada se basan en un sistema de clasificación de la Biblioteca. El número de llamada se coloca en el lomo del libro, normalmente una corta distancia antes de la parte inferior, y en el interior.

Las normas institucionales o nacionales, como ANSI / NISO Z39.41 - 1997, establecen la forma correcta de colocar información (como el título o el nombre del autor) en las espinas de los libros y en los objetos tipo libro "almacenables". tales como contenedores para DVD, cintas de video y software.

Uno de los primeros y más conocidos sistemas de catalogación de libros es el Sistema Decimal Dewey. Este sistema ha dejado de usarse en algunos lugares, principalmente debido a un sesgo eurocéntrico y otras dificultades para aplicar el sistema a las bibliotecas modernas. Sin embargo, todavía es utilizado por la mayoría de las bibliotecas públicas en Estados Unidos. El sistema de clasificación de la Biblioteca del Congreso es más popular en las bibliotecas académicas.

Sistemas de clasificación

  • Clasificación decimal de Dewey (DDC)
  • Clasificación de la Biblioteca del Congreso (LCC)
  • Clasificación de la biblioteca china (CLC)
  • Clasificación decimal universal (UDC)
  • Clasificación de Harvard-Yenching

Transición a formato digital

El término e-book (libro electrónico) en sentido amplio es una cantidad de información como un libro convencional, pero en forma digital. Está disponible a través de Internet, CD-ROM, etc. En la prensa popular, el término e-Book a veces se refiere a un dispositivo como el Sony Librie EBR-1000EP, que está destinado a leer el formulario digital y presentarlo en un humano forma legible

A lo largo del siglo XX, las bibliotecas se han enfrentado a una tasa de publicación cada vez mayor, a veces denominada explosión de información. El advenimiento de la publicación electrónica e Internet significa que mucha información nueva no se imprime en libros en papel, sino que está disponible en línea a través de una biblioteca digital, en CD-ROM o en forma de libros electrónicos.

Por otro lado, aunque los libros se producen hoy en día utilizando una versión digital del contenido, para la mayoría de los libros dicha versión no está disponible al público (es decir, ni en la biblioteca ni en Internet), y no hay disminución en el tasa de publicación en papel. Sin embargo, hay un esfuerzo por convertir los libros de dominio público en un medio digital para una redistribución ilimitada y una disponibilidad infinita. El esfuerzo está encabezado por el Proyecto Gutenberg combinado con correctores de pruebas distribuidos.

También ha habido nuevos desarrollos en el proceso de publicación de libros. Las tecnologías como la impresión bajo demanda han facilitado que los autores menos conocidos pongan su trabajo a disposición de un público más amplio.

Problemas de papel y conservación

Libro medio encuadernado con cuero y papel marmolado.Artículo principal: Papel

Aunque la fabricación de papel en Europa había comenzado alrededor del siglo XI, hasta principios del siglo XVI, la vitela y el papel se producían congruentes entre sí, siendo la vitela la opción más cara y duradera. Los impresores o editores suelen emitir la misma publicación en ambos materiales, para atender a más de un mercado.

El papel se hizo por primera vez en China, ya en 200 a.E.C., y llegó a Europa a través de los territorios musulmanes. Al principio hecha de trapos, la revolución industrial cambió las prácticas de fabricación de papel, permitiendo que el papel se hiciera de pulpa de madera.

El papel hecho de pulpa de madera se introdujo a principios del siglo XIX, porque era más barato que el lino o los papeles a base de tela de abacá. El papel basado en pulpa hizo que los libros fueran menos costosos para el público en general. Esto allanó el camino para grandes saltos en la tasa de alfabetización en las naciones industrializadas y permitió la difusión de información durante la Segunda Revolución Industrial.

Sin embargo, la pulpa de papel contenía ácido, que eventualmente destruye el papel desde adentro. Las técnicas anteriores para hacer papel usaban rodillos de piedra caliza, que neutralizaban el ácido en la pulpa. Los libros impresos entre 1850 y 1950 están en riesgo; Los libros más recientes a menudo se imprimen en papel sin ácido o alcalino. Las bibliotecas de hoy tienen que considerar la desacidificación masiva de sus colecciones más antiguas.

El cuidado adecuado de los libros tiene en cuenta la posibilidad de daños físicos y químicos en la portada y el texto. Los libros se almacenan mejor fuera de la luz solar directa, con poca luz, a temperaturas frías y con humedad moderada. Necesitan el apoyo de los volúmenes circundantes para mantener su forma, por lo que es deseable archivarlos por tamaño.

Ver también

  • Literatura
  • Biblioteca

Notas

  1. ^ Leila Avrin. Escribas, guiones y libros: las artes del libro desde la antigüedad hasta el Renacimiento. (Chicago; Londres: American Library Association; The British Library, 1991. ISBN: 9780838905227), 83
  2. ^ Dard Hunter. Fabricación de papel: historia y técnica de una artesanía antigua, Nueva ed. (Nueva York: Dover Publications, 1978), 12.
  3. ^ Leila Avrin. Escribas, guiones y libros, 144-145.
  4. La historia de Cambridge de la literatura cristiana primitiva. Eds. Frances Young, Lewis Ayres, Andrew Louth. (Cambridge University Press, 2004), 8-9.
  5. ^ Leila Avrin. Escribas, guiones y libros, pags. 173
  6. ^ Bernhard Bischoff. La antigüedad de la paleografía latina y la Edad Media, traducido por David Ganz y Dáibhí ó Cróinin. (Cambridge, Reino Unido: Cambridge University Press, 1990. ISBN: 0521364736), 11
  7. ^ Leila Avrin. Escribas, guiones y libros, 207-208.
  8. ^ Theodore Maynard. San Benito y sus monjes. (Staples Press Ltd. 1956), 70-71.
  9. ^ Martin D. Joachim. Aspectos históricos de catalogación y clasificación. (Haworth Press, 2003), 452.
  10. ^ Edith Diehl. Encuadernación: sus antecedentes y técnica. (Mineola, Nueva York: Dover Publications, 1980), 14-16.
  11. ^ Bernhard Bischoff. Paleografía latina, 16-17.
  12. ^ Paul Saenger. Espacio entre palabras: los orígenes de la lectura silenciosa. (Stanford University Press, 1997).
  13. ^ Bernhard Bischoff. Paleografía latina, 42-43.
  14. ↑ Michael Clapham, "Impresión" en Una historia de la tecnología, Vol 2. Del Renacimiento a la Revolución Industrial, ed. Charles Singer y col. (Oxford 1957), 377. Citado de Elizabeth L. Eisenstein, La imprenta como agente de cambio (Universidad de Cambridge, 1980).
  15. ↑ Para un marcador carolingio del siglo IX, ver: J. A. Szirmai. La arqueología de la encuadernación medieval. (Aldershot, Reino Unido: Ashgate, 1999. ISBN 0859679047), 123. Para un marcador del siglo XV, véase Medeltidshandskrift 34, (Biblioteca de la Universidad de Lund).
  16. ^ Miriam A. Drake. Enciclopedia de la biblioteca y la ciencia de la información. (Marcel Dekker, 2003), "Bibliotecas públicas, historia".
  17. ↑ Miriam A. Drake, Enciclopedia de la biblioteca, "Bibliotecas públicas, historia".

Referencias

  • Avrin, Leila. 1991. Escribas, guiones y libros: las artes del libro desde la antigüedad hasta el Renacimiento. Chicago Londres: American Library Association; La biblioteca británica. ISBN 9780838905227
  • Bischoff, Bernhard. 1990 La antigüedad de la paleografía latina y la Edad Media. Cambridge: Cambridge University Press. ISBN 0521364736
  • Diehl, Edith. 1946 1980. Encuadernación: sus antecedentes y técnica. reimprimir ed. Mineola, NY: Publicaciones de Dover, ASIN: B00126P58I
  • Eisenstein, Elizabeth L. 1979. La imprenta como agente de cambio. en 2 vols. Cambridge: Cambridge University Press. ISBN 0521220440
  • Hunter, Dard. 1943 1978. Fabricación de papel: historia y técnica de una artesanía antigua. reimprimir ed. Publicaciones de Dover.
  • Joachim, Martin D. 2003. Aspectos históricos de catalogación y clasificación. Haworth Press.
  • Maynard, Theodore. 1956 San Benito y sus monjes. Londres: Staples Press Ltd.
  • Saenger, Paul. 1997 2000. Espacio entre palabras: los orígenes de la lectura silenciosa. Stanford University Press. ISBN 0804726531
  • Szirmai, J. A. 1999. La arqueología de la encuadernación medieval. Aldershot: Ashgate. ISBN 0859679047
  • Young, Frances, Lewis Ayres y Andrew Louth, (eds.) La historia de Cambridge de la literatura cristiana primitiva. Cambridge University Press, 2007. ISBN 0521697506

Enlaces externos

Todos los enlaces recuperados el 16 de junio de 2016.

  • Información sobre libros antiguos de las bibliotecas de la Institución Smithsonian.
  • Sociedad para la historia de la autoría, lectura y publicación.

Vkontakte
Pinterest